Skip to content

Calle Mayor del Burgo de Osma (7)

diciembre 15, 2010
tags:

Volvamos nuevamente a la Calle Mayor. Enfrente de la que acabamos de andar sube hacia el Seminario la calle de Francisco Tello, mucho más estrecha que la anterior. En el inicio del porche (portal nº 49) verás varios escudos que, si no me equivoco, deben corresponder al obispo Montoya, pues en este enclave se edificó un hospital para “recogimiento de peregrinos y pobres pasageros, y obra pía de expósitos”, en 1468, según Loperráez, denominado de San Agustín, al que reemplazaría otro edificio en 1696, hasta que Eleta construyera el hospital barroco que ya hemos descrito.

Portada del palacio episcopal de El Burgo de Osma

Prosigamos hacia la catedral y nos toparemos, a la derecha, con el amplio Palacio Episcopal, que conserva una portada tardogótica conopial que está representada en el Pueblo Español de Barcelona. La mandó construir el obispo Alfonso Enríquez (1506-1523). El alfiz de la portada recuerda a los de origen musulmán y J.Mª Martínez Frías afirma que la traza de la portada es típicamente hispanoflamenca.

Las ménsulas del arranque del alfiz tienen labradas enrevesadas figuras de dragones, cual gnósticos y alquimistas ouroboros, el dragón-serpiente en círculo que se come la cola, y que en círculos kabalísticos judíos simboliza al pueblo de Israel.

Su patio, que en mi opinión debería estar abierto al público, tiene “muros y arpillerías de fortaleza medieval y arcos de ojiva en accesos y portadas, evocando la gloria y el recuerdo del pasado, cuando fue sede central del gobierno del Señorío de El Burgo de Osma”, según describe Teófilo Portillo, responsable del Archivo Diocesano que tiene sus aposentos aquí y que guarda veintinueve bulas pontificias fechadas entre 1550 y 1959, 420 archivos parroquiales con documentos fechados entre 1350 y 1950, visitas pastorales de los obispos durante los siglos XVIII y XIX, 154 lejagos de concernientes a los sacerdotes ordenados entre 1765 a 1960.., etc.

El palacio se asentó sobre su antecesor, románico. En su interior se guarda una virgen románica sedente con el niño sentado en el centro de su regazo. Mide 100 x 40 cms. y es de madera policromada en tonos dorados, en buenas condiciones de conservación y fechada en el primer cuarto del siglo XIII, según Ana Rosa Hernández Álvaro. Igualmente se encuentra en depósito la llamada Virgen de Peñalcázar, de 70 x 27 cms., madera policromada y tallada a finales del siglo XIII o comienzos del XIV. Peñalcázar es un despoblado soriano que tuvo recinto amurallado y que tal vez fue la Centóbriga celtíbero-romana, quizás por ello esta Virgen se sienta sobre sitial prismático que semeja ser una fortaleza.

Nota: © Texto de las páginas 74-75 de EL BURGO DE OSMA Y SU CATEDRAL, de Ángel Almazán de Gracia.,Editorial Sotabur, publicado en 1996, que puede encontrarse en las librerías burgenses.


Share on Facebook

Share

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: