Skip to content

Plaza Mayor del Burgo de Osma (3)

mayo 4, 2010

Las casas de la Plaza Mayor tienen similares elementos constructivos, según Jesús Alonso: “cimientos de piedra gruesa con cal, planta baja de mampostería; esquinas, postes y bordes de puertas y ventanas de sillares; paredes medianiles de mampostería; fachadas de ladrillo; vuelos de tejado en cornisas escociadas, balcones de hierro, tejados rematados por lucernas para iluminar las escaleras, etc”.

         En la fachada de una de las viviendas septentrionales, donde ahora está el Registro de la Propiedad, hay una placa que pasa fácilmente inadvertida, lamentablemente, así que yo te la reseño para que sepas que allí nació, en 1912, el político, escritor y poeta Dionisio Ridruejo, cuya compleja y aparentemente contradictoria trayectoria política e ideológica (pasó del falangismo a la democracia durante el franquismo, lo que le llevó del encumbramiento al confinamiento y marginación) fue casi única entre los de su generación. La pequeña calleja que une esta Plaza Mayor con la Plaza de los Cacharros lleva su nombre.

         El cantante burgense Jaime Lafuente ha puesto voz y música de habanera a uno de sus poemas más nostálgicos. En algunas tiendas podrás comprar su disco compacto o cinta con versiones también de canciones populares castellanas, algunas de ellas sorianas, como Ya se van los pastores y la música del baile de La Rueda, típico de esta comarca, que precisamente se baila, brazos en alto y girando en torno a esta Plaza Mayor, durante las fiestas patronales a mediados de agosto al son de la Banda Municipal y que tal vez derive del baile celtíbero al gran dios innominado (¿Lug?) que celebraban los arévacos en las noches de luna llena, según Estrabón. Así que no dudes en conocer la música de Jaime Lafuente porque vale la pena y además será un recuerdo grato que te acompañará en tu regreso a casa y cuando sientas añoranza de El Burgo de Osma. El texto del poema en cuestión de Dionisio Ridruejo te lo transcribo porque sin duda lo vas a tararear:

SORIA LEJANA                             

Soria está allí, por donde tuerce un río
y unas piedras se queman y un castillo
ha muerto en pie y un árbol amarillo
será cuerpo glorioso y está el frío.

Estuvo allí. Marchó con el hatillo
del pastor hacia el Sur y en el navío
del emigrante al mar. En su vacío
fue nevando el ayer lento y sin brillo.

Y Soria ya no es tierra y va brotando
de haber sido de ayer y de la nieve
clara de estar lejana y ser memoria,
con sus álamos quietos escuchando,
sobre el Duero de luz y olvido, un leve
murmullo que la va creando: Soria.

Nota: © Texto de las páginas 67-68 de EL BURGO DE OSMA Y SU CATEDRAL, de Ángel Almazán de Gracia., del año 1996.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: