Skip to content

San Pedro de Osma y la génesis de El Burgo de Osma (3)

marzo 8, 2010

 

Milagros en la tumba de San Pedro de Osma

También quiero hacer hincapié en el gran culto que tuvo Pierre de Bourges (san Pedro de Osma). Hizo milagros a barullo, como dicen en mi pueblo.

Varios de ellos están reflejados en su sepulcro gótico (pieza magistral del arte funerario, de 1258, que has de ver obligatoriamente) y sin duda te los explicará el guía de la catedral detenidamente; otros milagros figuran en las pinturas de su capilla renacentista y en uno de los frescos de la Sacristía Mayor.

Además su sepulcro sirvió como reclamo para peregrinos y sus dos sucesores, los obispos Raymundo Salvitad y Beltrán, supieron convertir este Burgo en uno de los focos de peregrinación más importantes de España. Además Beltrán impuso la Regla de San Agustín al Cabildo y amplió el marco geográfico de la diócesis. 

Sepulcro de San Pedro de Osma en catedral del Burgo de Osma

    Raymundo fue obispo de Osma durante 17 años, pasando luego a ser arzobispo de Toledo, donde impulsaría la Escuela de Traductores. Beltrán, también monje cluniacense francés, conocedor del cariño de Raymundo hacia Pierre de Bourges y Bernardo de Salvitat, con los que había venido a España en 1069, logró que firmase el 4 de abril un rescripto otorgando 40 días de indulgencia y en el que se podía leer lo iguiente:

          “… cualquiera que quisiese ir a visitar los santos Lugares de (los sepulcros) de los Santos Apóstoles, Pedro y Pablo, o Santiago, para pedir u obtener alguna gracia, y por alguna causa no pudiere, nosotros, por la autoridad de Dios, a Nosotros dada o confiada, le dispensamos, a condición de que done a la citada Iglesia mitad de los gastos, que hubieran de hacer en el viaje; más a los que sólo dieren a la Iglesia de limosna un mencal, les condonamos la tercera parte de la penitencia impuesta…”.        

Un milagro de San Pedro de Osma

  El papa Inocencio III confirmaría el rescripto con una bula del 4 de mayo de 1131, limitando los privilegios a los feligreses de los obispados de Osma, Segovia, Palencia y Sigüenza en beneficio de la iglesia de Santa María de Oxoma:

          “Nosotros, con la presente Bula, acogiéndonos a vuestra caridad, ordenamos, que sirva para remisión de vuestros pecados, cuanto, de los bienes recibidos de Dios, donéis lo necesario para la construcción de tan santa y laudable obra…”.      

         Así que Pierre de Bourges fue considerado santo nada más morir. Sus reliquias fueron muy apreciadas y reverenciadas, incluso en Jaén, donde sus primeros obispos restauradores fueron de Soria y del cabildo de Osma, así como en otras diócesis. De 1259 hay un rescripto del obispo de Córdoba concediendo 40 días de indulgencia a quienes confesados y comulgados visitasen el cuerpo de San Pedro en los días de su muerte y traslación. Igualmente hay en la catedral un rescripto del obispo de Calahorra por el mismo concepto, señalando que los 40 días de indulgencia serían efectivos si contribuían con alguna limosna para la fábrica de la catedral burgense.

Nota: © Texto de las páginas 48-50 del libro EL BURGO DE OSMA Y SU CATEDRAL, de Ángel Almazán de Gracia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: