Saltar al contenido

La catedral de El Burgo de Osma tiene ya un nuevo santo con Juan de Palafox

junio 6, 2011

Una nueva estrella beatífica brilla en el firmamento católico desde ayer tras la lectura de la carta papal en la catedral de El Burgo de Osma por la que, quien fuera obispo de Puebla de los Ángeles (México) entre 1640 a 1650 y de Osma (1654-1659), nacido en Fitero (Navarra) en 1600, el hasta ahora Venerable Juan de Palafox y Mendoza, pasaba a formar parte del libro de los beatos.

El mismo papa, Benedicto XIII, desde Zagrev (Cracovia), también tuvo unas palabras en su alocución. Hélas aquí: “En este momento, nos unimos en la oración también con todos aquellos que, en la Catedral de Burgo de Osma, en España, celebran la beatificación de Juan de Palafox y Mendoza, luminosa figura de obispo del siglo diecisiete en México y España; fue un hombre de vasta cultura y profunda espiritualidad, gran reformador, Pastor incansable y defensor de los indios. El Señor conceda numerosos y santos pastores a su Iglesia como el beato Juan”.

La prensa navarra, soriana y mexicana -especialmente la de Puebla de los Ángeles- publicó ayer y está difundiendo hoy, la crónica de la beatificación en la que participaron unas 3.500 personas, presididas por el prefecto de la Congregación vaticana para las Causas de los Santos y Legado Papal, cardenal Angelo Amato, que estuvo acompañado por 36 obispos, arzobispos y cardenales; y 160 sacerdotes españoles y de Puebla de los Ángeles.

Escultura de madera tallada, siglo XVIII, de Juan de Palafox y Mendoza. Colección Particular en México

Leo que la delegación mexicana a la misa estuvo integrada entre otros por el alcalde de Puebla, Eduardo Rivera Pérez; el secretario de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico del estado de Puebla, Pablo Rodríguez Regordosa, y el director del Instituto de México en España, Jaime del Arenal.
También asistieron cinco diputados del Congreso del Estado de Puebla, el alcalde de San Andrés Cholula, Miguel Angel Huepa Pérez, entre otros.Representantes de la Universidad autónoma de Puebla, de otras instituciones culturales o de algunos medios de comunicación mexicanos asistieron asimismo a la misa.
Por parte de las autoridades españolas, estuvieron el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; y el de Navarra, Miguel Sanz, y la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina.Y, por supuesto, el alcalde de El Burgo de Osma, Antonio Pardo, entre otras personalidades políticas (como la vicepresidenta de la Junta de CyL, María Jesús Ruiz, tan vinculada -por lo menos antaño- al movimiento de Neocatecúmenos).
En la web municipal burgense leo ahora que “una vez terminada la celebración religiosa, a las 13:00 horas, se procedió en el salón de plenos de la Casa Consistorial a la firma de la Declaración de Hermandad entre la Heroica Ciudad de Puebla de Zaragoza y El Burgo de Osma – Ciudad de Osma, rubricada por los respectivos alcaldes, el poblano Eduardo Rivera y el burgense Antonio Pardo”.

Mucho se ha escrito sobre Juan de Palafox y Mendoza, y mucho se seguirá escribiendo. Los jesuitas le han tenido en jaque mate hasta este año, de ahí que no prosperara la causa de su beatificación… Carlos III incluso pensó en convertirlo en Patrón de España una vez que fuese proclamado santo, y por eso mandó construir la Capilla Palafox, neoclásica -y con múltiples símbolos francmasónicos, por cierto-, en la catedral de la diócesis de Osma.

A mí, particularmente, lo que más me llama la atención de Palafox y Mendoza son sus escritos más espirituales, de tinte místico incluso. Y me gusta su humildad y su pobreza económica… Intuyo que todo el gasto que ha supuesto su beatificación le habría disgustado mucho, y que sus reliquias no sigan completas en el suelo, para ser pisadas por los fieles como reflejó en su testamento, tampoco le habría hecho mucha gracia. Pero ahora que es uno los Dichosos del Cielo Celeste, todas esas consideraciones humanas intuyo que no le persiguen sino que habrá sonreído con misericordia ante todo lo que acaeció ayer en El Burgo de Osma. Y es que, desde tan altas Cumbres, la Visión General de los aconteceres humanos con tanta vanidad y vanagloria, deben verse aclarados con la Luz del Muy Clemente y Muy Misericordioso.

About these ads
Sin comentarios aún

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: